Por qué es importante la planeación estratégica y cómo la podemos llevar adelante

Todo emprendedor sin importar el rubro o industria a la cual se quiera dirigir necesita definir una estrategia y fijar objetivos que le permitan guiar su accionar y llegar a su situación deseada. Aquí es donde la planificación estratégica se vuelve importante, ya que les permite a las personas con ansias de poner en marcha un proyecto, trazar un camino claro a seguir y establecer un marco dentro del cual tomar decisiones teniendo en cuenta los recursos propios y todas las fuerzas que intervienen del entorno.


En este sentido, la planeación constituye una herramienta que requiere que la persona se siente a pensar e identifique qué información es necesaria recopilar y analizar. Esta actividad puede parecer un trabajo arduo y que conlleva mucho tiempo, pero los beneficios que trae consigo para el proyecto sobrepasan todas las cuestiones negativas que se suelen percibir. Además, le permite al emprendedor actuar de una manera proactiva, tomando la iniciativa y todos los recaudos necesarios para que las decisiones tengan buenos resultados o que por lo menos estos le permitan acercarse a la situación esperada.


Algunos beneficios que conllevan la puesta en práctica de la planeación estratégica son:

  • Usar los recursos de una manera más eficiente.

  • Identificar debilidades y fortalezas para aprovechar.

  • Guiar la toma de decisiones hacia los objetivos establecidos.

  • Encauzar a las personas hacia la misma meta.

  • Aumentar el nivel de compromiso de los involucrados.

  • Obtener mejores resultados.


Una de las herramientas que permite llevar adelante la planeación es la técnica del Globo Aerostático que tiene como objetivo identificar fortalezas, debilidades, fuerzas externas, partes interesadas y objetivos del proyecto de manera simple y bien estructurada.


Para poder poner en práctica esta herramienta se recomienda seguir una serie de pasos:


Paso 1. Se detecta el “Viento”, que son todas las fuerzas externas que pueden impactar en el rumbo de nuestro globo aerostático (proyecto) sin importar si son amenazas u oportunidades. Estos pueden ser cambios en la legislación, en lo social, en lo tecnológico, es decir ámbitos sobre los que no se tiene ningún control.


Paso 2. Se identifican los “Sacos de arena” de arena, es decir todos los desafíos internos que se están enfrentando y las debilidades que pueden afectar el curso del proyecto.


Paso 3. Se detecta el “Aire caliente”, que son todas las fortalezas que se tienen en ese momento y todo aquello sobre lo que se mantiene un control que puede llegar a configurar una ventaja competitiva.


Paso 4. Se identifican los “Pasajeros”, que son todos los grupos de interés que pueden llegar a influir en la dirección del proyecto.


Paso 5. Se determinan los “Observadores”, es decir, aquellas personas que van a conformar el grupo al cual apunta el proyecto (destinatarios o usuarios del producto/servicio) y aquellas otras partes interesadas en el negocio.


Paso 6. Se identifica la “Isla Paradisíaca”, es decir el objetivo final por el que se está trabajando a largo plazo (5 a 10 años).


Paso 7. Se plantea el “Mapa”, que es el curso de acción y aquella herramienta que le da dirección al proyecto para alcanzar el resultado deseado.


A partir de esta técnica que parece bastante sencilla pero que resulta muy útil, la persona podrá tener una visión global de la situación donde se encuentra y entender de una manera más clara que es lo que deberá hacer para llegar a donde quiere.


Lucia Ogrin, Gestión Administrativa en Binden Group.

info@bindengroup.com.ar

Whatsapp:  +54 9 11 2235 4340

Argentina

Alicia M. de Justo 1150 piso 3 oficina 306A

(1107) CABA - Argentina

+54 11 5273 8992

Paraguay

WTC, Av. Aviadores del Chaco (1816) - Asunción

+595 98 494 8222

© 2020 by Binden Group. Todos los derechos reservados.

  • WhatasApp
  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon
  • White YouTube Icon
  • White Twitter Icon
  • White LinkedIn Icon